El Vestuario X: El tacón de Dios, Guti (@GUTY14HAZ)

“Todavía no se han levantado las barreras que le digan al genio: De aquí, no pasarás” Ludwig van Beethoven -compositor alemán-. “El último gran sobresalto que tuve en una cancha fue con el tacón de Guti a Benzema” (Jorge Valdano, ex-jugador y ex-entrenador del Real Madrid).

Portada de Marca 'El tacón de Dios', de Guti
Fuente: marca.com

Torrejón de Ardoz (Madrid), Octubre de 1976, nace un genio con conocimientos avanzados sobre física cuántica aplicada al fútbol. Sus increíbles facultades son cuidadosamente custodiadas en “La Fábrica” hasta una fecha indeterminada futura. Sus dotes de perseverancia, pericia y talento son guardados con el máximo secretismo hasta el día en que puedan ser compartidos y expuestos al Santiago Bernabéu.

Veinticinco años con un escudo cosido al pecho dan para mucho, cualquier análisis de sangre de José María Gutiérrez darían un diagnóstico de madridismo. Con un ADN de estas características es difícil equivocarse al valorar la ejemplaridad repartida a lo largo de los años.

“En el vestuario me sentía importante”, decía el canterano una vez retirado ya del fútbol en activo. Los compañeros le respetaban … y, sobre todo, la afición que veía en él a ese chico de 9 años que fue subiendo escalones hasta convertirse, no sin sufrimientos y esfuerzos, en un referente del madridismo. Discutido en ocasiones en sus primeros años en la primera plantilla, con una relación de amor-odio, se fue ganando a todos con su juego y con su implicación en todo lo que significaba ser jugador del Real Madrid. Futbolísticamente, creció junto a Raúl González y entre ambos llevaron en volandas un escudo que pesa mucho.

Guti con el '14' a la espalda en el Real Madrid
Fuente: Agencias

En la propia página web del Real Madrid se puede leer sobre Guti: El mejor exponente de la calidad y el talento que surge de la cantera blanca”. Y, seguidamente, lo tilda de genio y madridista. Cuando un jugador “nace” en La Fábrica, como Guti, en primer lugar, se le exige más en el campo, en segundo lugar se le exige más en el vestuario y en tercer lugar, se le exige más en los malos momentos. Como el propio canterano dice, “Es imprescindible que haya un líder para los malos momentos, porque para los buenos ya están todos. Cuando se pierde un partido, queda en la memoria del jugador hasta el siguiente y es ahí cuando emerge la figura del líder, que debe ponerse al frente en el manejo de las situaciones complicadas”.

Dicen que el significado del número 14 está relacionado con la metamorfosis, las transmutaciones y los cambios. Guti, el 14 del Madrid, tenía algo de eso. Fue el jugador que más salió desde el banquillo de toda la Liga -hasta que se hizo un hueco en el 11 titular-, y a menudo sufría una metamorfosis, podía pasar de lo normal a lo extraordinario y sorprendente en unas décimas de segundo. Una chispa le convertía en genio … y varios chispazos podían dar con sus huesos en el vestuario antes de tiempo. Su temperamento y su genialidad no podían cohabitar al mismo tiempo.

A veces, era como ‘Doctor Jekyll’ y, a veces, el ‘señor Hyde’, con dos personalidades, con dos estados de ánimo. Cuando obtuvo el control, y con una madurez y experiencia más que sobrada, José María Gutiérrez se metió a la afición en el bolsillo, dejó de ser un incomprendido y hoy aún se puede escuchar en el Bernabéu el cántico “guti ale guti ale forza guti guti ale”. Se le recuerda como “Uno de los nuestros”, con liderazgo, con casta, un jugador con la insolencia de futbolista de barrio, como aquellos que crecieron con él (Raúl y Álvaro Benito).

Zidane y Guti en el Real Madrid
Fuente: Agencias

Ronaldo Nazario dijo del 14 que era el jugador que más le había sorprendido, Valdano dijo de él que tenía “algo especial” y Capello y Schuster eran sus principales valedores sobre el terreno de juego. Todas sus etapas fueron necesarias para dibujar la personalidad de este mago que daba las asistencias de tacón por no perder el tiempo en darse la vuelta.

En la actualidad, Guti utiliza los micrófonos y las redes sociales para seguir esparciendo su ADN madridista, para defender al equipo de su vida, para hacer patria de La Fábrica y para enseñar desde su nueva etapa de entrenador los valores que debe poseer un jugador del Real Madrid. Quien mejor para buscar genios entre los alevines, que otro genio.

Decía Théophile Gautier –dramaturgo francés-: “Genio es aquel que, en todo instante, sabe plasmar en hechos sus pensamientos”.

El tiempo es tuyo Guti, pero nunca olvides que el futuro es inalcanzable para los débiles y que “Todavía no se han levantado las barreras que le digan al genio: De aquí, no pasarás”.

Guti con el brazalete de capitán en el Real Madrid
Fuente: Agencias

Por @Eduortizdiaz

 

Deja un comentario