La limpieza del Real Madrid en junio

La derrota en el derbi fue la guinda al pastel para realizar un cambio drástico en el Real Madrid que se venía pensando desde el mes de noviembre, con la calamitosa derrota en el clásico.

La derrota en el derbi fue la gota que colmó el vaso cuando tras las derrotas ante el Sevilla, Villarreal y, sobre todo la escandalosa derrota en el Santiago Bernabéu ante el Fútbol Club Barcelona, se empezaron a mover los hilos para asumir una revolución en el vestuario blanco para la próxima temporada. Esta revolución se debe a unos malos fichajes, a tener vacantes en los sustitutos naturales de Benzema y Marcelo y a las duras palabras de Cristiano Ronaldo en zona mixta.

Los máximos dirigentes del Real Madrid, Florentino Pérez y su cúpula ejecutiva creen en el deterioro físico de la plantilla en el mes de mayo del pasado año rubricando con el despido de Carlo Ancelotti en el banquillo blanco.  Ante este problema se decidió en buscar una solución con la contratación del entrenador Rafa Benítez para olvidar estos fantasmas del pasado y poner al Real Madrid en el lugar que se merece, entre otras cosas para no repetir eliminaciones en Copa del Rey y en Liga ante el eterno rival madrileño, pero no cuajó en la identidad ante unos roles defensivos y salir en acciones de transición rápida en los jugadores.

Se subió a Zidane del Castilla al primer equipo (fue el segundo entrenador con Ancelotti en la temporada de la Décima), con la finalidad de ver un mejor fútbol en comparación con el practicado con el entrenador madrileño, pero los jugadores no acometen las órdenes que pide el francés en el terreno de juego pese a que existe una unidad entrenador-jugadores; conforme a ello se hablaría de la marcha de 5 o 6 jugadores.

En el seno del club blanco añoran las características de un líder en el centro del campo como era Xabi Alonso capaz de dialogar, dirigir y crear juego. Como también se extraña la llegada de jugadores que tiene el ADN madridista lo que dificulta con la llegada de jugadores no nacidos en España los valores blancos.

Antes de la llegada de jugadores deben de salir otros. Zidane quiere contar con Lewandowski, Hazard aparte queriendo fichar a Pogba y traer de una vez por todas a David De Gea como volver a contar con los jugadores cedidos como Jesús Vallejo, Marco Asensio y contar más a menudo con el delantero de moda en La Fábrica como es el parleño, Borja Mayoral.

Aún queda temporada por cortar quedando algo menos de la mitad en el torneo de la regularidad y unas cuantas rondas de Champions, y el público se centra en un futuro desconocido de James, Isco, Casemiro y Jesé, añadiéndose al futuro extradeportivo de Benzema, del cual no se duda de su profesionalidad en el caso de que llegue el delantero del Bayern del Múnich. La lista de salidas se iniciaría con la marcha de Arbeloa al vencer su vínculo con el Real Madrid.

En el punto de mira de toda la afición y junta deportiva se encuentra el colombiano James Rodríguez, que tras hacer una primera temporada de manera sensacional, en esta segunda campaña no está dando la cara por el equipo, realizando un año natural para olvidar. Sin embargo no es un solo problema del jugador sino colectivo.

Otro integrante que debe ganarse la continuidad en el coliseum blanco es su entrenador, Zinedine Zidane no se duda del entrenador francés pero para que pueda efectuar la revolución estival se ha puesto como condicionante llegar a las semifinales de la UEFA Champions League y quedando segundo o tercero en la Liga BBVA, siendo el máximo responsable desde el banquillo de una plantilla que no ha podido formar al empezar la campaña en el filial blanco. Los dirigentes blancos siendo Florentino Pérez y José Ángel Sánchez han puesto en Zizou en el hombre ideal para hacer la remodelación en la plantilla.

Al entrenador solo le falta imponer disciplina con unos jugadores que piensan que están a años luz de la tierra, con los cuales la mano de hierro del entrenador debe prevalecer para que desarrollen labores defensivas y no solamente quedarse arriba para atacar. Esta cualidad la demostró el sábado reemplazando a James e Isco por Jesé y Lucas Vázquez intentando buscar velocidad y abrir el campo.

En el centro de todas las miradas del socio madridista se ocupa el máximo responsable y representante, Florentino Pérez teniendo que escuchar en lo que queda de temporada el cántico ¡Florentino Dimisión! El socio desea que se celebre cuanto antes unos comicios que en principio están previstos para el verano de 2017. Estos comicios dependerían en un gran porcentaje de lo que haga el equipo en la máxima competición a nivel continental. Si los blancos cosechan un buen resultado, las urnas no se sacarían hasta la fecha prevista. A Pérez se le acusa de hacer una mala gestión a nivel deportiva siendo el responsable de los malos resultados.

Por último, actualmente para tener aspiraciones a ser candidato a la presidencia del Real Madrid, se tiene que avalar el 15% de la recaudación que viene actualmente siendo 581,555 millones, lo cual quiere decir que tiene que se tiene que presentar algo más de 87 millones de euros para pelear con Florentino Pérez por la presidencia del club de Chamartín.

@Alvaro23_EC

 

Deja un comentario